Entradas

El arte de amamantar a tu bebé

La leche materna es el alimento ideal para el bebé durante al menos los primeros 6 meses de vida; le aporta los nutrientes necesarios para su desarrollo y crecimiento. Cuando amamantas a tu bebé fortaleces el vínculo, creando un lazo indestructible y una confianza que luego influirá en su desarrollo emocional y psicosocial.

 

La leche materna beneficia no solo al bebé sino también a la mamá, fortaleciendo las defensas en ambos, para el bebé: estimula su desarrollo cerebral, previene enfermedades, diabetes y problemas cardiacos; en cuanto a la mamá: evita la depresión postparto, también disminuye el riesgo de sufrir problemas de diabetes y cardiacos, además ayuda a prevenir el cáncer ovárico o de mama. ¡Lo mejor de todo!, es un alimento completamente gratuito que fortalece el vínculo madre-hijo.

 

Existen diversas posturas posibles para amamantar a tu bebé (acostada, de cuna, sentada, etc.), pero todas comparten los siguientes pasos:

  • Ambos deben tener una postura cómoda, en un ambiente tranquilo y agradable.
  • El cuerpo de la madre y del lactante deben estar muy juntos, “ombligo con ombligo”.
  • La cabeza y cuerpo del bebé se encontrarán alineados, de manera que no tenga que estirar el cuello para alcanzar el pecho ni encogerse, sino que la cara mire directamente hacia la mama, con la nariz a la altura del pezón.
  • Estimular suavemente la boca del bebé para que la abra, y cuando esto suceda, acercar su cabeza hacia el pecho delicadamente.
  • Comprobar que la boca del bebé rodee gran parte de la areola, que ha sellado bien sus labios, y que realice movimientos de succión.
  • Ofrecer el otro pecho cuando termine con uno.

Una postura adecuada del bebé al pecho facilita un correcto agarre; para lograr una lactancia exitosa debes tener mucha paciencia, no usar chupos debido a que confunden al bebé, respetar el ritmo de toma de tu hijo y ofrecer un ambiente favorable, es importante que ambos se encuentren a gusto, relajados y en sintonía, lejos de ruidos molestos y distracciones. Recuerda que la lactancia no es una responsabilidad única de las madres, el papel del padre durante esta práctica es importante ya que permite lograr una lactancia materna exitosa, garantizando la salud de su hijo y el bienestar a toda la familia.

Infórmate y prepárate antes de estar embarazada, la lactancia es un tema que debes planear y dialogar con tu pareja, cuenta con una red de apoyo que te asesore y te cuide constantemente, tu ginecólogo, tu pediatra, tu familia y tus amigos deben estar para ti durante esta etapa y recuerda ¡No hay que amamantar por amamantar! Ni alimentar por alimentar, la lactancia materna es un arte y debes estar en ese rol como madre y artista, proporcionando lo mejor para tu bebé, lactar es innato en mujeres, es un don que nos hace madres y que nos conecta con nuestros bebés.

¡Empodérate con la lactancia materna y disfruta esta oportunidad para fortalecer el vínculo con tu hijo! Escríbenos que dudas tienes con respecto a la lactancia materna.

Revisado y editado por:

Liliana Umaña
Consultora Internacional Certificada en Lactancia Materna
IBLC International Board of Lactation Consultant Exaimers

Mindfulness para mujeres

“Estructura tu mente, simplifica tu vida y encuentra tiempo para ti misma”

Las mujeres de hoy en día estamos bajo una presión sin precedentes: sin tiempo, haciendo malabares para llegar a todo y estar en todo, atendiendo infinitas exigencias en   un mundo en el que debes estar disponible las 24 horas al día,  una presión que opaca y esconde  aquellas cosas esenciales que todas anhelamos: ser felices, sentirnos tranquilas,  vitales, amadas y reconocidas. No es de extrañar que muchas de nosotras nos sintamos exhaustas, estresadas o desbordadas.

 

Hay muchos factores que causan estrés y pueden ser distintos para cada una.  En general, los factores más destacados y comunes son la presión profesional, el encontrar el equilibrio entre la vida profesional y personal, la gestión diaria de los hijos, la salud de los hijos y familiares y la armonía de la relación con la pareja.

La buena noticia es que podemos recuperar la calma y la felicidad en nuestras ajetreadas vidas. El Mindfulness ó la Atención Plena es un potente antídoto para la ansiedad, el estrés, el agotamiento y la depresión. Puede ayudarnos a sentir mayor satisfacción en la vida e incluso reducir comportamientos autodestructivos y de adicción. Mindfulness es una práctica que ayuda a calmar la mente, a fortalecer nuestra corteza prefrontal encargada de la concentración, de la resolución de conflictos, de ponernos en contacto con nosotros mismos y con lo que verdaderamente importa en la vida.

 

¿Cómo se logra?

 

A continuación ofrecemos 6 ejercicios  sencillos y cortos que los podemos implementar en cualquier momento del día y si los practicamos de manera frecuente puede cambiar la forma de nuestro cerebro para responder en vez de reaccionar a las diferentes situaciones que se nos presente en la vida.

  1. Prestando atención a los sonidos. Antes de salir de tu carro, antes de leer correos, antes de tener una reunión, o antes de hacer un cambio de actividad, realiza el siguiente ejercicio: Tómate una pausa, cierra los ojos, y durante 1 o 2  minutos escucha los diferentes sonidos que encuentras en tu entono. Los nombras mentalmente de la siguiente manera: Sonido de un carro, risa de un niño, martilleo, sonido de pájaros, etc. Esto ayudará a calmar  tu mente porque estas enfocándote en una sola cosa que es en los sonidos. Cuando nuestra mente esta en modo estrés, los pensamientos van de una lado a otro, otros van al pasado y pensamos cosas como: “¿Por qué hice esto”, “¿Por qué dejé de hacer aquello?” o nos encontramos en el futuro y nos hacemos preguntas como: “¿Será que esto pasará?”. Este ejercicio nos ayuda a estar más en contacto con nuestro presente mediante los sonidos y a practicar la calma.
  2. Conéctate con la respiración. La respiración es una práctica universal que ayuda también a enfocarnos en un solo objeto. De la misma forma que lo mencionamos con el ejercicio de los sonidos, lo podemos hacer en algún momento del día donde cambiemos de actividad y así preparamos el cerebro para estar más presentes.  El ejercicio consiste en cerrar los ojos o si te es difícil, mantén los ojos entre abiertos mirando un punto fijo. Ponemos nuestra mano en la zona abdominal y sentimos como se expande y se contrae la respiración. Respiramos conservando su ritmo natural sin necesidad de aumentar la velocidad de la respiración o hacerla más lenta. Empezamos a contar de uno en uno la respiración hasta llegar a 10. Ejemplo: inhalamos 1, exhalamos 1, inhalamos 2, exhalamos 2, inhalamos  3, exhalamos 3 y así sucesivamente hasta llegar hasta 10 y después nos devolvemos contando desde 10 hasta 1.
  3. Hacer las cosas que nos gustan. Sacar tiempo una vez a al semana para hacer las cosas que nos gustan, por ejemplo, ir a cine, asistir a un concierto, bailar, leer, etc. Cuando hacemos lo que nos gusta estamos intrínsecamente conectados con el presente, rara vez pensamos en lo que tenemos que hacer durante el  día o en lo que dejamos  de hacer ayer, estamos 100% con nuestros sentidos en el presente. Así que esta es una manera informal de practicar la presencia.

 

  1. Enfocándonos en lo bueno que nos pasa. Cuando estamos en modo estrés, rara vez vemos las cosas buenas que se nos presentan. Es más fácil observar lo que no esta funcionando en nuestra vida que lo que si esta funcionado. Para esto podemos hacer la práctica llamada: “Las tres cosas”. Este ejercicio lo hicieron en la Universidad de Duke donde Brian Sexton,  profesor de siquiatría de esta universidad, animó a un grupo de personas -muchos de ellos con síntomas de depresión que de hecho tomaban Prozac como antidepresivo-   hacer esta práctica durante 14 días. La práctica consistía en decir tres cosas que hayan funcionado bien durante el día o 3 eventos  positivo del día. No tenía que ser algo grande, podían ser cosas pequeñas como el halago de un compañero, el hecho que  una persona haya alcanzado el lápiz que se nos cayó al piso, entre otras. Después de los 14 días, estas personas manifestaron  un aumento en la felicidad,  en su estado de ánimo y lograron dormir mejor. Así que podemos usar esta práctica antes de acostarnos a manera de cierre del día o para empezar en la mañana con una buena disposición. De esta manera, estaremos programando poco a poco nuestro cerebro hacia las emociones
  2. Sé amable y bondadosa contigo misma, aún cuando te equivoques.  Una de las emociones que más  quita energía en  nosotras las mujeres es la culpa. Para ello, practicamos las habilidades del Mindfulness como lo es la  autocompasión y la amabilidad para empezar a construir una relación saludable con nosotros mismos. La paz empieza por nosotros, así que si deseamos tener buenas relaciones primero debemos empezar con nuestra propia relación. Al finalizar del día, pensemos en un error que cometimos en el día y lo  que aprendimos de ese error. Los errores son indispensables para nuestro progreso y éxito. Esta práctica nos invita,  en vez de tener una mirada juzgadora hacia nosotras mismas, a ser consciente del error y  usarlo para nuestro beneficio, es decir, para crecer.
  1. Da prioridad a tus prioridades. Las mujeres hoy en día tenemos muchas cosas que hacer, y frecuentemente nos sentimos agobiadas porque sentimos que no nos alcanza el tiempo para llevar a cabo la lista de cosas que necesitamos hacer. Algo que podemos hacer es un día antes o el mismo día en la mañana, chequear nuestra agenda. Démosle prioridad a las cosas urgentes y posponemos las que no son tan urgentes. Muchas veces todas son urgentes, pero dentro de ese mismo grupo hay algunas que requieren mas atención que otras. Así que démosle prioridad a las cosas  que no pueden dar más espera. Esto ayuda enormemente a nuestra salud emocional porque cuando tenemos algo importante por hacer y no lo hemos podido llevar  a cabo, nos da un sentimiento  de intranquilidad. La organización en nuestro tiempo puede ayudarnos a liberar cargas y a sentirnos más productivos y eficientes.

 

En un mundo tan lleno de cambios y de movimiento, es esencial para nuestra salud mental y emocional tomar pausas que nos ayuden a conectar con  nuestra esencia humana y con lo que verdaderamente nos importa.  Mindfulness es la práctica que nos ayuda a esto, a concentrarnos en el aquí y el ahora,  a enfocarnos con la verdadera realidad.

 

BIBIANA GIRALDO

Instructora de Mindfulness certificada por el Centro de Ciencia de la Universidad de Bekerley en California

Mindful life

www.bepresent.com.co

E-mail : bepresentco@hotmail.com

Móvil: +57 3112872483

Facebook/Instagram: Bepresentco

Empoderamiento a través de la maternidad

¿Qué significa “empoderarmiento”?

Empoderar significa hacerte cargo de tu bienestar, de tu vida, de tu salud y de tu felicidad.   Tomar decisiones al respecto, utilizar mi capacidad de razonamiento y de libertad. Es preguntarte lo que deseas y buscar las soluciones al cómo lo vas a lograr. Para ello es indispensable poner un plan de acción en marcha una vez que eres consciente de lo que quieres y lo que es beneficioso para ti. Leer más

Conciliación trabajo y familia

Como madres trabajadoras, solemos poner en tela de juicio nuestros métodos de crianza, aún más si hemos sido objeto de críticas -por familiares o amigos- tras haber decidido dividir nuestro tiempo entre trabajo e hijos. Es normal cuestionarse, sobre todo en cuanto a este tópico tan importante que significa convalidar nuestras labores como madres y profesionales.

Pese a todos los pronósticos negativos que recaen sobre las madres trabajadoras, tenemos buenas noticias para ti: según un estudio realizado por la American Psicological Asociation, se dice que los hijos de madres que trabajan son más saludables -mental y físicamente- en comparación con aquellas que no lo hacen o que se quedan sin empleo.

Para nadie es un secreto que cumplir el rol de madre y de mujer trabajadora no es fácil; sin embargo, es muy beneficioso. Así lo confirma una encuesta realizada por Gallup a más de 60.000 mujeres de los Estados Unidos, que determinó que las madres que tienen niños pequeños y no trabajan experimentan más sensaciones de tristeza e ira que aquellas con hijos chicos que salen de sus casas y reciben un salario. El trabajo, le brinda a las mujeres un propósito, autonomía y control, en donde es posible demostrar en lo que somos expertas y a cambio recibir un salario.

 

mamá2

Sin embargo, al momento de leer esa afirmación siempre conseguimos preguntarnos ¿cómo es posible? lo ideal en ese escenario es evitar la sobrecarga de roles. Lograr el equilibrio entre ser madre y profesional depende de varias prácticas:

1.Compromiso en el núcleo familiar:

Lo ideal es compartir las tareas equitativamente y ajustar calendarios para que, tanto mamá como papá, no pierdan un segundo importante en la vida de sus hijos.

2. Atrevernos a delegar:

Como madres, siempre tenemos la creencia de que si lo hacemos nosotras mismas será mejor. Sin embargo, nos sobrecargamos, tanto en lo profesional como en lo familiar. Lo ideal es ejecutar las tareas que sin duda deben ser realizadas por nosotras y delegar a un equipo de confianza el resto, tanto en nuestro hogar como en la oficina.

3. Conseguir formas novedosas de cumplir a totalidad con los roles:

Muchas mujeres han optado por incluir nuevas tecnologías en su día a día. De esa manera, es posible realizar el trabajo de oficina en casa, lograr coordinar mejor los horarios, ser más eficientes en el trabajo y compartir más tiempo con sus hijos. De hecho, muchas han asegurado que en su jornada es mucho más satisfactoria y efectiva de esa manera.
En ese sentido, es importante recordar que no es posible recuperar el tiempo; por eso, es recomendable dedicarle a nuestros hijos al menos 20 minutos en donde podamos compartir y conseguir momentos de calidad para desarrollar nuevas experiencias juntos. Así que en este tiempo, están prohibidos celulares, televisores o cualquier otro tipo de distracción.

Si quieres conocer más de este tema, te esperamos en nuestra charla “Como conciliar trabajo y familia” este 31 de mayo en Gymboree calle 81.

En brazos mejor – Semana mundial de la crianza en brazos.

Desde el primer contacto en el nacimiento, el contacto piel a piel es una práctica que tiene beneficios enormes en los niños. Mejora sus relaciones interpersonales, estimula el desarrollo neuronal entre muchas otras. Es por eso que este primer apego es celebrado en la semana mundial de la crianza en brazos.

Escrito por:

Del 5 al 11 de octubre, se ha denominado la “semana mundial de la crianza en brazos”, una iniciativa que reúne tanto a padres como a expertos en crianza con apego y relaciones afectivas entre padres e hijos. Leer más

3 cosas que cambiarás cuando seas mamá

Muchas veces escuchamos que la maternidad cambia la vida de la mujer. Y aunque a veces suene algo drástico. ¡Es verdad! Cambiarás, madurarás y sabrás que es la entrega sin límites.

Escrito por:

No es fácil tener hijos, es más aseguro que tenerlos es sólo para valientes; pero es quizás el trabajo más gratificante que puedas tener. Un “te amo mamá” se convierte en la cereza en el pastel después de una noche de insomnio. Los dibujos de jardín pasan a ser el trofeo de los miles de loncheras preparadas, el levantarse, el desayuno, el transporte ¡Absolutamente todo! Leer más

6 cosas que nadie te dijo del embarazo

Hoy hablaremos del embarazo, esa etapa mágica pero al mismo tiempo misteriosa en la vida de una mujer donde tienen lugar tantos cambios ¿Sabías que tu cuerpo puede llegar a experimentar tantas cosas?

Escrito por:

El embarazo es considerado la mejor de las etapas de la mujer. Son 9 meses llenos de miles de cambios físicos y emocionales en los cuales la mujer dará lugar a un nuevo ser humano. Leer más