Entradas

Abuelos y tradiciones

Las tradiciones, las rutinas y los rituales que se repiten de generación en generación, otorgan unidad e identidad a las familias. Además, las tradiciones son momentos especiales, generalmente llenos de amor, cercanía y cariño.

Por su parte, los niños desde muy pequeños empiezan a entender las rutinas y éstas hacen posible que ellos creen las primeras nociones temporales, generen autonomía y sientan seguridad.

Por otro lado, María García y Juan García en su libro Filosofía de la educación afirman que la identidad personal se forma a partir de la interacción con otros seres humanos, en medio de una cultura particular. Por lo tanto, las tradiciones familiares, además de ser divertidas, conceden identidad a los niños y sentido de pertenencia. Ellos disfrutan ser parte de las tradiciones, rutinas y rituales familiares.

A continuación, podrás encontrar algunas recomendaciones para incluirlos en ellas:

  • Comparte historias de la familia y canciones. Canta un arrullo que tu madre o padre te cantaron cuando pequeño. Elige historias de cuando tú eras un niño, los juegos que jugabas, los lugares que visitaste o acontecimientos chistosos con alguna mascota.
  • Recuerda que es el trayecto, no el destino. Por ejemplo, tú y tu nieto se divirtieron cocinando una receta familiar, pero cuando estuvo lista tu nieto no quiso ni probarla. La experiencia de verter, agitar y mezclar es más importante que el acto de probar.
  • Prepara a tu nieto para tener éxito. Piensa qué rol va a cumplir tu nieto en un ritual familiar. Por ejemplo, si decorar la casa para navidad es una tradición familiar, busca decoraciones seguras que tu nieto pueda ayudarte a colgar o ubicar.
  • Permanece. Una de las cosas más especiales de los abuelos es que a menudo están felices de permitir a los niños tomarse su tiempo. Piensa en lo bien que se siente estar con alguien que disfruta estar contigo y no te apresura.

Empezar nuevas tradiciones

Recuerda que nunca es tarde para empezar una nueva tradición familiar, una única y especial para ti y tu nieto. A continuación encontrarás algunas ideas:

  • Establece una tradición especial a la hora de comer. Todos los domingos pueden desayunar chocolate con pan o pueden crear una manera especial de agradecer antes de cada comida.
  • Cuenta historias que acabas de inventar especialmente para tu nieto. El recuerdo de compartir historias puede durar toda una vida.
  • Convierte la rutina diaria en una inolvidable. Convierte la hora del baño en una bañera llena de burbujas o inventa hacer un picnic en casa.
  • Utiliza la tecnología para crear nuevas tradiciones. Para aquellos abuelos que hablan con sus nietos por videollamadas, creen un ritual para decir hola y adiós. Por ejemplo, una manera especial para mandar un beso a través de la cámara.

Piensa sobre las tradiciones

  • ¿Qué cualidades o valores crees que representan a tu familia y por qué?
  • ¿Qué tradiciones familiares recuerdas de tu infancia?
  • ¿Qué canciones o libros recuerdas de tu infancia?
  • ¿Qué tradiciones familiares estableciste como padre o madre?
  • ¿Qué tradiciones familiares quieres compartir con tu nieto?

 

Referencias:

Parlakian, R. & Lerner, C (3 de mayo de 2012). That Was Then: Sharing Family Traditions With Your Grandchildren [mensaje en un blog]. Recuperado de: https://www.zerotothree.org/resources/1209-that-was-then-sharing-family-traditions-with-your-grandchildren

García, M & García, J (2012) Filosofía de la educación. Narcea ediciones.

 

El verdadero papel de los abuelos

Quienes hayan contado con la dicha de tener abuelos guardan recuerdos maravillosos de ese apoyo incondicional, los nietos reciben grandes dosis de amor y complicidad, y pocas responsabilidades. El afecto de un abuelo es tranquilo y se disfruta intensamente; ser abuelo es una experiencia maravillosa, única y muy diferente a la de ser padre.

Muchos de ellos, comparten con sus nietos tiempo completo, y es allí, donde deben asumir ciertos retos como la educación de los niños, la imposición de límites y la transmisión de valores pues esto algunas veces puede generar conflictos y confusiones entre padres y abuelos.

Lo importante es tener en cuenta que la guía hacia la educación siempre estará a cargo de los padres; y los abuelos al ser referentes para los niños, deberán guiarse por las normas establecidas. Porque si bien los abuelos no son sustitutos de los padres, representan una ayuda enorme en el proceso de crianza, son transmisores de experiencias y tienen un papel de mucho peso en la formación psicológica del niño, sin mencionar, que son una fuente de amor y ternura.

Para que el papel de abuelo y padre se pueda cumplir de la mejor manera, es indispensable que ambos lleguen a acuerdos sobre límites y recomendaciones. A continuación, mencionamos algunas cosas que se pueden implementar para evitar confusión en los niños.

  1. Procurar llegar a un acuerdo sobre horarios de comidas o tareas, ya que, si se manejan diferentes directrices, los niños pueden confundirse y no trabajar con disciplina.
  2. Si los abuelos quieren enseñar o hacer cosas a su manera está bien, no obstante, debe hacerse de forma positiva. Por ejemplo; puede decir “tus padres te hacen el sándwich de esta manera, yo lo haría así, veamos la diferencia de sabor”
  3. Hacer críticas de los padres frente a los niños, nunca será recomendable, ya que resta credibilidad y autoridad a los padres. Por lo cual el método recomendable será solucionar las diferencias que existan en privado.

Los abuelos deberían poder vivir la experiencia sin tener las exigencias que tuvieron cuando fueron padres, tienen una especie de segunda oportunidad en donde ya no tienen los miedos y las responsabilidades de la paternidad. Para los niños, los abuelos son sus eternos cómplices, una fuente de amor y sabiduría. Para los abuelos, los niños representan juventud y diversión permanente. Cuando nace un niño también nace un abuelo y un mundo nuevo de experiencias para disfrutar.

Un corazón para dos: Creando un vínculo fuerte con tu hijo

En el momento en que decidimos tener un hijo, empezamos a idealizar cómo será, a quién se parecerá, cómo será su temperamento, y cómo va a ser nuestra relación con él. Al pensar en esta interacción, nos imaginamos abrazándolo con ternura, besando sus diminutos pies y manos, haciéndole sentir que a nuestro lado nunca le pasará nada.  Cuando el bebé por fin llega, nos vemos enfrentados a numerosos cambios en nuestro estilo de vida, ahora somos responsables de alimentarlo, mantenerlo caliente, protegerlo, cambiarlo… ¡Estamos a cargo nada más y nada menos que de una vida!.

Poco a poco nos vamos viendo expuestos a una enorme cantidad de información sobre la lactancia materna, el colecho, el vínculo afectivo y la construcción de la independencia por parte de nuestras familias, nuestros amigos, las redes sociales, los libros…  y llega un momento en que no sabemos qué hacer ni a quien creer. Por esta razón, hoy queremos hablarles sobre algunas generalidades del vínculo afectivo, y darles algunos tips prácticos para que éste sea lo más sano posible.

El vínculo se construye a lo largo del primer año de vida de los bebés y se fortalece cuando el cuidador (generalmente la mamá o el papá) proporciona al niño de manera rápida y efectiva aquello que requiere (comida, calor, cambio de pañal, alivio de algún dolor o incomodidad, necesidad de compañía y afecto). Este vínculo es recíproco y duradero: el bebé se apega a su cuidador porque aprende que éste siempre estará allí para velar por él y para ayudarle a sobrevivir; el cuidador se apega al bebé al ver que en sus brazos se calma, que logra alimentarlo adecuadamente, que el niño se ve descansando tranquilo, y que le dedica sus primeras miradas y sonrisas.

Tener un vínculo seguro entre el niño y los cuidadores, va a garantizar que el niño en un futuro se respete, acepte a sí mismo y a los demás, se sienta importante y sepa relacionarse con la gente, maneje responsabilidades, confíe en él mismo, sea abierto con sus padres, sea capaz de aceptar la crítica, admitir los errores y hacer cambios.

 

¿Cómo puedo fortalecer el vínculo afectivo con mi bebé?

  • Atiéndelo siempre que llore o muestre algún signo de incomodidad. Los bebés cuando son muy pequeños no manipulan al adulto. Siempre que “se quejan”, es porque tienen alguna necesidad. Está con hambre? Su pañal está limpio? Tiene frío o calor? Se siente solo? Quiere que lo abracen? Quiere oír la voz de su cuidador?.
  • Háblale mucho con diferentes tonos de voz y muéstrale por medio de tu expresión facial y corporal tu estado de ánimo.
  • Dile que lo amas y abrázalo, bésalo y consiéntelo.
  • Ponle música y cántale. También pueden divertirse un rato y bailar juntos.

Educar a nuestros hijos nunca debe romper o deteriorar el vínculo que hay con ellos. Es tu responsabilidad adquirir las herramientas que sientas que te faltan para educar con amor y respeto.

 

“Mientras les enseñamos a nuestros hijos cómo vivir, ellos nos enseñan de qué se trata la vida” -Angela Schwindt-

 

Escrito por: María Paulina Posada F.

Conciliación trabajo y familia

Como madres trabajadoras, solemos poner en tela de juicio nuestros métodos de crianza, aún más si hemos sido objeto de críticas -por familiares o amigos- tras haber decidido dividir nuestro tiempo entre trabajo e hijos. Es normal cuestionarse, sobre todo en cuanto a este tópico tan importante que significa convalidar nuestras labores como madres y profesionales.

Pese a todos los pronósticos negativos que recaen sobre las madres trabajadoras, tenemos buenas noticias para ti: según un estudio realizado por la American Psicological Asociation, se dice que los hijos de madres que trabajan son más saludables -mental y físicamente- en comparación con aquellas que no lo hacen o que se quedan sin empleo.

Para nadie es un secreto que cumplir el rol de madre y de mujer trabajadora no es fácil; sin embargo, es muy beneficioso. Así lo confirma una encuesta realizada por Gallup a más de 60.000 mujeres de los Estados Unidos, que determinó que las madres que tienen niños pequeños y no trabajan experimentan más sensaciones de tristeza e ira que aquellas con hijos chicos que salen de sus casas y reciben un salario. El trabajo, le brinda a las mujeres un propósito, autonomía y control, en donde es posible demostrar en lo que somos expertas y a cambio recibir un salario.

 

mamá2

Sin embargo, al momento de leer esa afirmación siempre conseguimos preguntarnos ¿cómo es posible? lo ideal en ese escenario es evitar la sobrecarga de roles. Lograr el equilibrio entre ser madre y profesional depende de varias prácticas:

1.Compromiso en el núcleo familiar:

Lo ideal es compartir las tareas equitativamente y ajustar calendarios para que, tanto mamá como papá, no pierdan un segundo importante en la vida de sus hijos.

2. Atrevernos a delegar:

Como madres, siempre tenemos la creencia de que si lo hacemos nosotras mismas será mejor. Sin embargo, nos sobrecargamos, tanto en lo profesional como en lo familiar. Lo ideal es ejecutar las tareas que sin duda deben ser realizadas por nosotras y delegar a un equipo de confianza el resto, tanto en nuestro hogar como en la oficina.

3. Conseguir formas novedosas de cumplir a totalidad con los roles:

Muchas mujeres han optado por incluir nuevas tecnologías en su día a día. De esa manera, es posible realizar el trabajo de oficina en casa, lograr coordinar mejor los horarios, ser más eficientes en el trabajo y compartir más tiempo con sus hijos. De hecho, muchas han asegurado que en su jornada es mucho más satisfactoria y efectiva de esa manera.
En ese sentido, es importante recordar que no es posible recuperar el tiempo; por eso, es recomendable dedicarle a nuestros hijos al menos 20 minutos en donde podamos compartir y conseguir momentos de calidad para desarrollar nuevas experiencias juntos. Así que en este tiempo, están prohibidos celulares, televisores o cualquier otro tipo de distracción.

Si quieres conocer más de este tema, te esperamos en nuestra charla “Como conciliar trabajo y familia” este 31 de mayo en Gymboree calle 81.

En brazos mejor – Semana mundial de la crianza en brazos.

Desde el primer contacto en el nacimiento, el contacto piel a piel es una práctica que tiene beneficios enormes en los niños. Mejora sus relaciones interpersonales, estimula el desarrollo neuronal entre muchas otras. Es por eso que este primer apego es celebrado en la semana mundial de la crianza en brazos.

Escrito por:

Del 5 al 11 de octubre, se ha denominado la “semana mundial de la crianza en brazos”, una iniciativa que reúne tanto a padres como a expertos en crianza con apego y relaciones afectivas entre padres e hijos. Leer más

Los padres pueden ser los profesores más importantes para sus hijos (desarrollo infantil)

Para Gymboree uno de sus objetivos principales es estimular y fortalecer el vínculo que existe entre los padres y sus bebés. (Desarrollo infantil)

Escrito por:

Participar en el crecimiento de los hijos es el mejor regalo que los padres pueden dar a sus niños. A través del contacto se transmiten valores, conocimientos y actitudes ante diferentes circunstancias. Los adultos son consejeros, modelos y apoyo, enseñan a aprender con cada momento de juego compartido. Leer más