La comunicación es fundamental en el desarrollo como seres sociales.

El origen etimológico de la palabra Comunicación es Común Acción; de allí que entendemos que es fundamental para nuestro desarrollo como seres sociales que somos, aprender a comunicarnos de diferentes maneras. La primera forma de la comunicación se da a través del llanto, que bien sabemos que cumple su función de la mejor manera cuando atrae a los adultos para brindar la atención que el niño necesita.  Es como una alarma que despierta a atender a los niños.  Si el bebé llora es porque necesita alimento, está enfermo, está incomodo o necesita un abrazo.

El lenguaje no verbal como la sonrisa social, nos hace sentir agrado y vamos por más, se convierte en una estrategia de afiliación entre los niños y los adultos. También, mover las piernas demostrando alegría, o tensionarlas al estar molestos, gestos como señalar, son las primeras formas de comunicar sentimientos.

Continuando con el desarrollo de las habilidades de comunicación aparecen los balbuceos y las primeras palabras, este es el comienzo de un mundo maravilloso en el que nos hacemos conscientes de la interacción con el otro intercambiando ideas y sentimientos, en el cual afianzamos nuestros lazos con los demás para continuar el camino de la socialización.

A continuación presentamos algunas ideas para practicar fomentar el sano desarrollo de la comunicación con los niños:

  • Responde siempre a sus gestos, miradas y sonidos: si sonríe haz lo mismo, si estira sus brazos álzalo, si baila al oír música aplaude.
  • Habla y escucha a tu bebé: Cuéntale cómo estuvo tu día o si vas a algún lugar, puedes narrarle cómo es la ciudad donde vives, a quién van a visitar, incluso sin salir de casa puedes pasear por cada lugar y hacer una breve descripción, es decir, habla permanentemente, sin importar la edad de tu bebé, estas afianzando el vínculo y despertando el oído y el vocabulario. Cuando sea él quien te hable mantén contacto visual y responde no importa si son balbuceos o palabras, estas construyendo un puente importante de comunicación para siempre.
  • Lean juntos: los libros siempre serán los mejores amigos para despertar la imaginación y el lenguaje. Cuando los niños están pequeños puedes leer y permitir que sean ellos quienes pasen las hojas del libro, de esta forma permites que se familiaricen con la actividad, más grandes cuando ya tienen un nivel de lenguaje más avanzado puedes leer historias cortas y divertidas y al final haces preguntas relacionadas con la lectura.  También puedes preguntar si entendieron algunas palabras, con ejemplos puedes explicar su significado.  Más adelante, permite que escojan los libros que quieren leer. La lectura es un hábito que trae muchos beneficios para el resto de la vida.
  • Sé el mejor ejemplo para tus hijos: tu hijo está observándote cuidadosamente todo el tiempo.  Si hablas a otros con respeto y amabilidad, tu hijo repetirá tus modales, tu tono, tu expresión no verbal al dirigirse a los demás.

Estas ideas sencillas serán de gran ayuda para desarrollar las habilidades de comunicación en tus hijos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.