Habilidades socio-emocionales, la base del Iceberg

El 2020 fue un año que nos enfrentó a muchos retos: personales, familiares, sociales y laborales; nos dejó grandes enseñanzas y la necesidad de encarar muchas situaciones con habilidades socio-emocionales que en ocasiones pasamos por alto.

 

La educación y crianza de nuestros niños nos exige verlos desde una perspectiva nueva, en donde las habilidades académicas y del desarrollo son solamente la punta del iceberg; por debajo estarán siempre los cimientos de los individuos con múltiples posibilidades para desarrollarse en equilibrio de forma integral.

 

Durante este 2021 queremos acompañarlos en el camino de la crianza basada en el desarrollo de estas habilidades personales que les permitirán disfrutar de su labor como papá, mamá o cuidador y facilitarán el crecimiento feliz de los niños.

 

Estas habilidades son aplicables a todos,  niños y adultos.  A ustedes en los diferentes roles que desempeñan como papás, a nuestras profesoras en Gymboree, a los cuidadores y a todos los adultos significativos en la vida de los niños.

Recordemos que el principal mecanismo de aprendizaje que tenemos los seres humanos es la imitación, así que no podemos pretender enseñar a los niños una habilidad que no hemos adquirido los adultos primero.  No solo enseñamos a través de las palabras,  enseñamos con más fuerza a través del ejemplo. Por esta razón, debemos ser consistentes y coherentes entre lo que decimos y lo que hacemos.

Sólo así, los niños tendrán credibilidad en los adultos que los acompañan en su formación.

 

Por esto Gymboree tiene para este año una invitación a la reflexión:  Observemonos a nosotros mismos para que de forma consiente trabajemos en los niños las habilidades más importantes que van a cimentar el desarrollo y el crecimiento que queremos para ellos.

 

Las habilidades que estaremos trabajando este año serán siete, éstas han sido descritas y estudiadas por Zero to Three, un grupo de profesionales con mas de 20 años de experiencia en primera infancia y sus necesidades, en donde uno de sus objetivos es demostrar que de las primeras relaciones con los cuidadores se desprenden elementos fundamentales en el desarrollo de los futuros adultos.

www.zerotothree.org

Basado en muchas investigaciones esta organización encontró que estas siete habilidades socio-emocionales preparan a los niños pequeños con conocimientos igual de importantes que las letras y los números y que les dan las habilidades para saber CÓMO APRENDER.

 

Trabajar en estas habilidades posibilita en los niños la solución de problemas, la socialización, el enfrentar retos, manejar la frustración y gestionar sus emociones de una forma adecuada para adaptarse al entorno que los rodea.

Las siete habilidades son:

Comunicación, Confianza, Cooperación, Curiosidad, Relaciones Sociales, Autocontrol e Intencionalidad.

Vamos a presentarles cada una de ellas, profundizando en cómo trabajarlas en casa en familia, y en los entornos fuera de casa para dar a nuestros niños unos cimientos fuertes para su vida emocional y cognitiva.

 

¡Esperamos que puedan acompañarnos en esta aventura!

Los invitamos a disfrutar de una crianza consiente y respetuosa, sígannos en nuestras redes sociales y en nuestras clases con la confianza de que tiene el sello GYMBOREE.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.