Alimentación saludable y estrategias para favorecerla

La alimentación es una de las labores más importantes de los padres, pues es una forma en la que ayudan a sus hijos a crecer sanos y fuertes. Además, es son una oportunidad valiosa para apoyar el desarrollo social y emocional de los niños. Por esta razón, la hora de comer implica mucho más que la comida.

En primer lugar, es importante que como padre reflexiones un poco sobre el significado que le has dado a la comida, tus experiencias con ella a lo largo de la vida, la conciencia que tienes sobre tu imagen corporal, las tradiciones y costumbres que mantienes a la hora de comer y los alimentos que más consumen en tu hogar. Esto es importante porque puede cambiar el modo en el que alimentes a tu hijo y determinará la manera en la que tu hijo interprete el significado de la alimentación y la comida.

Después de esta reflexión, es importante que conozcas algunas estrategias para que tu hijo adquiera hábitos de alimentación saludable:

  1. La hora de comer va mucho más allá de la comida. Recuerda que este es un momento para conectarte con tu hijo y una oportunidad para apoyarlo en su desarrollo. Habla con él y no lo dejes solo. Esto también favorecerá las relaciones familiares sólidas.
  2. Crea rutinas en torno a la hora de comer. Las rutinas hacen que los niños se sientan seguros y amados. Una idea para establecerlas puede ser dar las gracias o compartir algo del día de cada uno antes de cada comida.
  3. A partir de los 9 o 12 meses establece horarios para los refrigerios. Para que los niños empiecen a relacionar la sensación de hambre con el acto de comer en horarios establecidos puedes decirle: “tienes hambre, ¿verdad? Entonces, es hora de comer”
  4. No obligues a comer a tu hijo. Esto puede hacer que rechace algunos alimentos o coma menos.
  5. Se flexible al permitirle que tu hijo se levante de la mesa cuando haya terminado. Los niños pequeños no pueden permanecer mucho tiempo sentados.
  6. No te rindas con los nuevos alimentos. Puede que debas ofrecer un alimento nuevo por lo menos 10 veces para que a tu hijo le guste.
  7. Apaga los aparatos electrónicos. Ya que la hora de comer es un momento para conectarte con tu hijo evita el televisor o el celular.

Finalmente, el juego es esencial en la vida de los niños. La actividad física va de la mano con la alimentación, por esto, intenta favorecer al máximo las oportunidades de juego. Después de la actividad física sentimos hambre y esto facilita el proceso de la comida.

En Gymboree, el programa más popular es Play & Learn desde los 2 meses hasta los 2 años, en este estimulamos el desarrollo integral de tu pequeño a través del juego ¡te invitamos a conocernos!

Referencias:

Lerner, C & Parlakian (2000) Healthy from the start. Zero To Three. Recuperado de: https://www.zerotothree.org/resources/352-healthy-from-the-start

Moreno, J.M & Galiano, M.J (2015) Alimentación del niño preescolar, escolar y del adolescente. Pediatría integral (4)

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.